Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capitulo 15—Instrucciones y Predicciones Oportunas1Para una lista parcial de las visiones de Elena de White, ver Apéndice D.

    “Cuando un profeta anuncia prosperidad, solamente si se cumplen sus palabras se comprueba que realmente el Señor lo envió” (Jer. 28:9,V. Popular).MDS 150.1

    Los profetas no siempre son conscientes del tiempo al cual se aplican las visiones. Mientras estaba en Australia, Elena de White le escribió a un ministro, reprobándolo por violar el séptimo mandamiento. El ministro, perplejo por el testimonio porque no había cometido actos adúlteros, acudió a W. C. White para pedir una explicación. El pastor White le recordó que los hombres pueden trazar distinciones menudas en esta área pero que Dios mira el corazón. Al cabo de seis meses, este pastor fue despedido del ministerio por causa del problema por el cual la Sra. White lo había reprobado. 2Bio., t. 6, pp. 98-99.MDS 150.2

    También al estar en Australia se le mostró a la Hna. White “un edificio grande en Chicago... esmeradamente amueblado”. Ella estaba perpleja cuando se le dijo que “no se había levantado tal edificio en Chicago”. Pero sabía qué había visto en visión: “El Señor me mostró lo que los hombres estaban planeando hacer. Yo sabía que el testimonio era cierto, pero el asunto no fue explicado sino hasta recientemente”. 3Id., p. 96.MDS 150.3

    ¿Cómo fue iluminada al respecto? El señor juez Jesse Arthur, abogado vincuiado por laxgo tiempo con el Sanatorio Battle Creek, la visitó en el verano de 1902. Le dijo que su testimonio respecto a “un edificio grande en Chicago” era claro para él “porque sabía que se estaban haciendo preparativos para levantar en Chicago un edificio correspondiente al mostrado... en visión”.MDS 150.4

    Más tarde el juez confirmó su conversación con una carta escrita el 27 de agosto de 1902. El era el presidente del comité de construcción integrado por tres personas: “El comité se reunió [el 26 de junio de 1899] e inmediatamente formuló planes para la compra de un terreno y la erección de dicho edificio. Como presidente del comité se me instruyó que abriese negociaciones... o que de otro modo diese pasos para reunir los fondos necesarios a fin de comprar el terreno y levantar el edificio planeado”. 4DF 481, Jesse Arthur a William C. White, 27 de agosto, 1902, citada en Bio., t. 6, p. 97.MDS 150.5

    El 28 de octubre de 1903 Elena de White le escribió a Kellogg: “Si no hubiese recibido esa visión y no le hubiese escrito a usted sobre el asunto, se habrían hecho esfuerzos para erigir dicho edificio en Chicago, un lugar donde el Señor ha dicho que no debemos colocar grandes edificios. En el tiempo cuando me fue dada la visión, estaban obrando influencias para la erección de dicho edificio. El mensaje se recibió a tiempo para impedir el desarrollo de los planes y la ejecución del proyecto”.MDS 150.6

    Después de recibir esos mensajes, Kellogg se alejó del proyecto de Chicago. 5Id., pp. 97-98. La visión de Salamanca y la experiencia de la sesión de la Asociación General de 1891 proveen otros ejemplos de cómo un profeta no siempre es consciente del momento cuando debe presentar a otros la visión. Ver. pp. 151-152, 188. En otra ocasión, cuando Elena de White visitó la casa publicadora suiza en 1885, reconoció la sala de prensa como habiéndola visto en visión. Estrechó manos con dos obreros jóvenes y luego preguntó por el tercer obrero. B. L. Whitney, presidente de la Misión Suiza, estaba perplejo hasta que la Sra. White dijo: “Aquí hay un hombre de más edad y tengo un mensaje para él”. El otro obrero estaba en la ciudad en asuntos de negocios. Diez años antes ella había visto en visión a ese obrero en particular y ahora se le recordó que tenía un mensaje especial para él. Este incidente alentó grandemente a todos los obreros en Basilea. (Historia tomada de Bio., t. 3, pp. 293-294.) De ese modo se hizo clara la razón de la visión de Elena de White.MDS 150.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents