Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Fidelidad a la Biblia

    Probablemente la evidencia mayor que está a la base de todo lo que dijo Daniells era la fidelidad de Elena de White a la Biblia: “En todas las otras reformas que ocurrieron, los líderes fueron incapaces de distinguir correctamente entre la verdad y el error —el día de reposo, el bautismo, la naturaleza del hombre, etc. —y en consecuencia enseñaron abiertamente errores basados en este Libro. Pero ahora, al llegar a este movimiento, encontramos el maravilloso poder de discriminación de parte del espíritu de profecía, y no sé de una sola verdad en este Libro que haya sido descartada por el espíritu de profecía, ni un solo error bíblico o teológico que llegó desde las edades oscuras que haya sido promovido por el espíritu de profecía e impuesto a la gente, y que debamos desacreditar cuando llegamos a este Libro”. 25Spectrum (mayo 1979), t. 10, N.° 1, pp. 29-30. En sus últimos años, A. G. Daniells escribió: “En este año de nuestro Señor, 1935, hace ya veinte años que la Sra. de White está descansando, mientras que yo he seguido luchando. He tenido veintitrés años de observación directa de su trabajo. Después de su muerte, he tenido veinte años adicionales para reflexionar y estudiar esa vida y sus frutos. Ahora, en edad provecta, con la obligación de expresar solamente la verdad sincera y sobriamente, puedo decir que es mi profunda convicción que la vida de la Sra. de White trasciende por mucho la vida de cualquier persona que yo haya conocido alguna vez o con la cual me haya relacionado. Era uniformemente apacible, alegre y valerosa. Nunca fue negligente, liviana, o trivial en su conversación o manera de vivir. Fue la personificación del serio fervor en los asuntos del reino. Ni una sola vez la oí jactarse del misericordioso don que Dios le había concedido, o de los resultados maravillosos de sus esfuerzos. Se regocijaba de los frutos, pero daba toda la gloria a Aquel que obraba por su medio. Comprendo que éstas son serias declaraciones, pero provienen de la más profunda convicción y del más sano juicio del que soy capaz. Las hago dentro del marco solemne de mi última enfermedad, mientras afronto al Juez de toda la tierra, ante cuya presencia comprendo que pronto estaré”. — El permanente don de profecía, pp. 433-434.MDS 518.1

    Los escritos de Elena de White llegan a ser una evidencia persuasiva de sus credenciales divinas. Mucho antes de que un lector sepa algo acerca de la autora, sus libros y artículos en revistas han transmitido con fuerza la convicción de que Dios estaba hablando a través de esas páginas.MDS 518.2

    Sus escritos centrados en Cristo se convierten en el vehículo para producir una convicción divina. La experiencia de Francis D. Nichol, director de la revista de la iglesia durante 21 años (1945-1966), no fue excepcional. A fines de la década de 1890 sus jóvenes padres, que vivían “en una región escasamente poblada de Australia”, encontraron un ejemplar perdido de la Review and Herald. Era escaso el material de lectura de cualquier clase. Uno de los artículos de E. G. de White “avivó sus corazones” y ellos llegaron a esta conclusión: “La persona que escribió este artículo parece estar inspirada”. Al seguir leyendo, escribieron para pedir más información sobre esta escritora singular. Pronto fueron miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, una decisión que le abrió el futuro al hijo de ellos y facilitó su contribución distintiva para hacer que otros conociesen en cuanto a esta mujer que “parece estar inspirada”. 26SDAE, t 11, p. 179; página de la Dedicatoria, Francis D. Nichol, Critics. Alrededor de 1950 Nichol visitó a un anciano líder de la Iglesia Cristiana Adventista (con una membresía menor de 30.000 personas), otra denominación con raíces en el Movimiento Millerita. Este líder, después de repasar la expansión mundial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, añadió: “Sus hombres tuvieron más visión que los nuestros y trazaron planes mejores”. He aquí la respuesta de Nichol: “No, nuestros hombres no fueron más sabios que los de ustedes, pero tuvimos en nuestro medio a una frágil servidora del Señor que declaró que mediante visiones de Dios ella vio qué deberíamos hacer y cómo deberíamos planear para el futuro”.—Nichol, Critics, pp. 23-24MDS 518.3

    El marco teológico de Elena de White, conocido como el tema del Gran Conflicto, proveyó una coherencia y percepción características del plan de salvación. Trasciende las diversas dificultades insuperables que han separado a los cristianos durante siglos.MDS 518.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents