Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Manuscritos Inéditos Tomo 1 (Contiene los manuscritos 19-96)

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Manuscrito 32—Cooperación con la WCTU*Women’s Christian Temperance Union (Unión Femenina de Temperancia Cristiana). y otras organizaciones de temperancia

    La experiencia con su esposo.** Desde el comienzo, Elena G. de White, de palabra y por escrito, así como por su ejemplo, instó a la hermandad a cooperar con estas grandes organizaciones promotoras de la temperancia, de lo que da fe en la siguiente declaración general. En sus trabajos, mi esposo, siempre que tenía ocasión, invitaba a sus reuniones a los comprometidos con la causa de la temperancia y les daba la oportunidad de hablar. Y cuando nos daban invitaciones para acudir a sus reuniones, siempre respondíamos.— Carta 274, 1907, p. 3 (al pastor]. A. Burden, 2 de septiembre de 1907).MI1 119.1

    _______________

    Solicitado por la American Temperance Society [Sociedad de Temperancia Estadounidense].

    La WCTU ha sido juzgada indebidamente. *A finales de 1899, apareció en una de nuestras revistas una serie de artículos que destacaba la relación que existía entre la WCTU y la National Reform Association [Asociación de Reforma Nacional] y analizaba de forma crítica las declaraciones de algunos dirigentes de la WCTU con respecto a su actitud hacia la legislación dominical. Elena G. de White envió al autor de esos artículos una carta de cautela en la que mostraba el peligro de repeler a aquellos que, con amabilidad y cooperación, podría ganar para las verdades que Dios nos ha dado. Aquí se reproduce un fragmento de esa carta. Se ha llamado mi atención a los artículos de usted en nuestras revistas con referencia a la Women’s Christian Temperance Union. [...] Usted está levantando barreras que no se debería favorecer que surgieran. Tras leer sus artículos, ¿se sentirán inclinados los que no conocen nuestra fe a intentar unirse a nosotros? El tono de sus artículos tiene regusto a fariseísmo. Quien espera iluminar a un pueblo engañado debe acercarse a ellos y trabajar en su favor con amor. Debe convertirse en un centro de santas influencias. Una concesión hecha por su parte prepararía el camino, tras paciente iluminación, para una segunda concesión. [...]MI1 120.1

    Si se realizaran esfuerzos mucho más fervientes, entregados y decididos en favor de instituciones como la WCTU, brillaría luz sobre almas que son tan sinceras como lo era Cornelio. Era el plan del Señor que se apoyara a la Women’s Christian Temperance Union, que de entre aquellos que se oponen con tal vehemencia al mensaje que Dios está dando al mundo pudiera entresacarse a los que buscan la luz.MI1 120.2

    Las ideas expresadas en sus artículos tienen un regusto tan fuerte a antagonismo que usted hará daño, más daño del que usted podría llegar a imaginarse. Recuerde que si, por el uso poco juicioso de su pluma, cierra la puerta aunque sea a una sola alma, de esa alma será usted responsable en el juicio.— Carta 17, 1900, pp. 1-4 (al pastor A. T. Jones, 6 de febrero de 1900). **Unas semanas después, dio consejo adicional, como sigue, a ese mismo autor.MI1 120.3

    He sido iluminada en el sentido de que hay gente con talento y un potencial valiosísimo en la WCTU. Entre nosotros se ha invertido mucho tiempo y dinero de formas que no dan dividendos. En vez de eso, parte de nuestros mejores talentos debería ponerse en acción para la WCTU, no como antagonistas, sino como quienes aprecian plenamente el bien que se ha hecho por medio de esa organización. Deberíamos buscar ganarnos la confianza de las afiliadas a la WCTU y colaborar con ellas en la medida de lo posible. Hemos de permitirles que vean y entiendan que el fundamento de los principios de nuestra doctrina es la Palabra de Dios. [...]MI1 120.4

    Hermano mío, no presente usted la verdad y la situación de las cosas con un extremismo tal que las afiliadas a la WCTU se alejen decepcionadas. Hay verdades vitales acerca de las cuales ellas han tenido muy poca luz. Deberían ser abordadas con tacto, amistosamente y con respeto por la buena labor que realizan. [...] Contenga su condena hasta que usted y su gente hayan hecho todo lo que puede ser hecho por alcanzarlas, no con los doctos argumentos de los pastores, sino a través de mujeres de influencia que actúan así como lo hizo la hermana Henry.— Carta 59, 1900, pp. 1-4 (al pastor A. T. Jones, 18 de abril de 1900).MI1 121.1

    La Sra. Sarepta M. Henry y la WCTU. *Sarepta Myranda Henry (Irish) (1839-1900) era la evangelista de la Women’s Christian Temperance Union. Los médicos del Sanatorio de Battle Creek, adonde había acudido en 1896 como paciente, no albergaban ninguna esperanza de que se pudiera levantar de su silla de ruedas en toda su vida. Sin embargo, en respuesta a la oración de fe, se recuperó de forma sorprendente, después de lo cual se comprometió a guardar todos los mandamientos de Dios. Su plena aceptación de la fe adventista trajo gran gozo al corazón de Elena G. de White, que por aquel entonces estaba en Australia. A través de la correspondencia, se creó una cálida amistad personal entre esas dos piadosas mujeres. En diciembre de 1898, Elena G. de White escribió como sigue sobre la relación de la Sra. Henry con la WCTU. Doy las gracias al Señor, de corazón, alma y voz, porque usted ha sido un miembro prominente e influyente de la Women’s Christian Temperance Union. En la providencia de Dios, ha sido usted conducida a la luz, para obtener un conocimiento de la verdad; y la formación que ha recibido en la gran obra de la temperancia, en conexión con tus hermanas comprometidas, es la formación que es preciso que incorpore al trabajo con mujeres cuyo corazón esté dulcificado por el Espíritu de Dios y que busquen la verdad como un tesoro escondido. Llevo veinte años viendo que la luz llegaría a quienes luchan en favor de la temperancia. [...]MI1 121.2

    El Señor no le manda que usted se separe de la Women’s Christian Temperance Union. Ellas necesitan toda la luz que usted les pueda dar. No tiene usted que aprender de ellas, sino de Jesucristo. Derrame en su senda toda la luz posible. Puede usted coincidir con ellas en el terreno de los principios puros y elevadores que en un primer momento trajeron a la existencia a la WCTU.— Carta 118, 1898, pp. 2-4 (a la hermana Henry, lº de diciembre de 1898). ** En el momento en que esta carta llegó a manos de la Sra. Henry, ella ya había presentado su dimisión como dirigente de la Women’s Christian Temperance Union. En cuanto a esto, escribió lo que sigue a Elena G. de White el 3 de febrero de 1899: «Me muero de ganas por contarle lo agradecida que estoy de que el Señor me hiciera llegar su palabra justo a tiempo para evitar que diera el paso final que habría cortado mi relación con la WCTU. Esta fue una de las manifestaciones más notables que jamás he tenido del cuidado personal y constante de Dios sobre sus hijos.[...] Al llegar el mensaje en ese momento tan oportuno, y al ser tan claramente del Señor que no podía tener la menor duda al respecto, sencillamente escribí retirando mi dimisión”. La Sra. Henry siguió en la WCTU, y debido en gran medida a la influencia de su labor y sus llamamientos, las acciones en favor de la ley dominical fueron abandonadas de forma bastante generalizada por esa organización. Su labor en favor de las damas de esa organización y por las adventistas, resultó una gran bendición hasta su prematuro fallecimiento en enero de 1900. Elena G. de White le escribió muchas palabras de ánimo como las reproducidasa continuación.MI1 121.3

    Quedé muy complacida con la carta de usted, en la que me cuenta su experiencia con la WCTU. Cuando la leí, dije: «Gracias sean dadas a Dios. Esa es una siembra de muy buenas semillas». Estoy complacida, complacidísima. Ciertamente, el Señor le ha abierto a usted el camino. Manténgalo abierto, si es posible. Puede usted realizar una gran labor. Reserve sus energía para conseguirlo. Asista a encuentros importantes cuando pueda [...].MI1 121.4

    Hay muchísimas almas preciosas a las que el Señor quisiera que hu-bieran sido alcanzadas con la luz de la verdad. Hemos de luchar para ayudarlas a entender las Escrituras. He sentido un intenso interés por las afiliadas a la WCTU. Esas mujeres heroicas saben qué significa mantener su propia individualidad. ¡Deseo tanto que triunfen con los redimidos en tomo al gran trono blanco! Mis oraciones se elevarán en el nombre de usted para que pueda tener buenas oportunidades de asistir a sus grandes encuentros y para que la voz de usted pueda ser oída en defensa de la verdad.— Carta 231, 1899, pp. 1, 2 (a la hermana Henry, diciembre de 1899).MI1 122.1

    Elogio de otra adventista activa en favor de la temperancia. ***En 1907 y 1908, Elena G. de White se sintió impulsada nuevamente a escribir palabras de aliento a la Dra. Lillis. La Dra. Lillis Wood-Starr ha encontrado muchas oportunidades para la obra educativa para la salud en San Bernardino [California]. Empezó a realizar cursos de cocina saludable, [de la reforma] del vestido y de estilo de vida en los hogares de nuestra propia gente. Se invitaba a los vecinos a acudir a algunas de las demostraciones y estos, a su vez, solicitaban que se realizasen cursos similares con sus familias a los que pudieran invitar a algunos de sus amigos. Así la obra creció rápidamente, tanto que el asunto llegó a conocimiento del Superintendente de las escuelas públicas.MI1 122.2

    Invitada por él, la Dra. Starr dio charlas en las escuelas públicas de la ciudad hasta a mil quinientos niños. Ahora es incapaz de responder a las innumerables invitaciones que le llegan para realizar obra social. Su cooperación con la WCTU la ha ayudado muchísimo, al ponerla en contacto con damas extraordinarias de esa organización. Estos esfuerzos son un poderoso factor en la eliminación de prejuicios contra nuestro pueblo.— Carta 188, 1907, p. 2 (a una amiga, 30 de mayo de 1907).MI1 123.1

    Nuestro pueblo ha de realizar una estupenda labor apoyando a la WCTU. *Algunos de nuestros hermanos temían que la Dra. Starr pudiera perder su interés en la obra misionera y cuestionaban el valor de su empeño como instrumento ganador de almas. De esto Elena G. de White escribió decididamente, alentando la continuidad de su labor. A uno de los dirigentes de la Asociación le dijo lo que se reproduce en ente párrafo y el siguiente. [...] Necesitamos la ayuda que esas activistas nos puedan prestar; y ellas necesitan la ayuda que nosotros podemos darles para que conozcan el día de reposo del evangelio. Distanciándonos de las colaboradoras de la WCTU, nuestro pueblo ha perdido mucho; y los miembros de la WCTU también han sufrido una pérdida. Si ahora se pone todo el empeño posible por alcanzarlas, se eliminarán prejuicios y se alcanzarán almas que nuestro pueblo ha creído que jamás aceptarían la verdad presente.MI1 123.2

    Me ha sido indicado que no se ponga ningún obstáculo en el camino de la obra de la hermana Starr para la WCTU. [...] Que nadie se interponga para estorbarla en su labor. Denle una oportunidad de presentar este mensaje ante esa organización de temperancia.— Carta 274, 1907, pp. 1, 2 (al pastor J. A. Burden, 2 de septiembre de 1907).MI1 123.3

    «Esfuércese”. **A la vez que escribía a los dirigentes de la iglesia, envió una carta a la Dra. Starr, de la cual se reproducen aquí algunos fragmentos. Esfuércese en el Señor. [...] Estoy muy interesada en todo lo que se refiere a la WCTU. El Señor se complace en que usted se sienta libre de colaborar con ellas. Uniéndose a ellas en sus labores, podremos llevar a esas personas una conciencia de las exigencias del cuarto mandamiento. Creo que hay muchas almas sinceras en esa organización que, cuando estén convencidas de los requerimientos del día de reposo bíblico, obedecerán los dictados de la conciencia [...].MI1 123.4

    No temo que pierda usted su interés ni que flaquee en la verdad porque colabore con esas mujeres que han tomado tan noble postura en favor del asunto de la temperancia, e instaré a que nuestro pueblo y a los que no son de nuestra fe nos ayuden a llevar adelante la obra de la temperancia cristiana. [...]MI1 124.1

    Tenga buen ánimo para continuar apoyando a la WCTU. Únase a ellas en su buena labor en todo lo que pueda sin transigir en ningún principio de la verdad. Llévelas a ver que hay más luz para ellas en la Palabra de Dios. Dios le ha mostrado a usted que es su privilegio unirse a esas obreras para que pueda llevarlas a una comprensión más inteligente de los principios de su Palabra.— Carta 278, 107, pp. 1, 2, 5 (a la Dra. Lillis Wood-Starr, 5 de septiembre de 1907).MI1 124.2

    Patrimonio White, Washington, D. C.

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents