Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Iglesia Remanente

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 4—El acusador y su obra

    Me ha entristecido mucho leer el folleto publicado por el hermano S. y por los que estaban asociados con él en la obra que estaba haciendo. Sin mi consentimiento han tomado porciones de los Testimonios y las han insertado en el folleto que han publicado, para causar la impresión de que mis escritos sostienen y aprueban la opinión que ellos defienden. Al hacerlo han llevado a cabo algo que no es ni justo, ni recto. Al tomarse ciertas libertades sin mi autorización han presentado a la gente una teoría que tiende a engañar y destruir. En tiempos pasados muchos otros han hecho esto mismo, para causar la impresión que los Testimonios apoyaban opiniones insostenibles y falsas.IR 43.1

    Se me ha mostrado que la actitud adoptada por el Hno. S. y sus simpatizantes no es definida sino que es uno de esos “He aquí” y “He allí”, que caracterizarán los días en que vivimos. Como una muestra de la forma como el Hno. S. ha compilado este folleto, presentaré el siguiente incidente: Escribí una carta particular a uno de nuestros pastores, y con bondad, pensando que podría ser de ayuda para el Hno. S., aquel hermano le envió una copia; pero éste, en lugar de considerarla como algo destinado a su ayuda personal, imprimió porciones de ella en el folleto como un testimonio inédito, para respaldar la opinión que ha adoptado. ¿Es esto honesto? No había nada en el testimonio que sostuviera la opinión del Hno. S., pero él lo aplicó erróneamente, como muchos hacen con los textos de la Escritura, para perjuicio de su propia alma y de las almas de los demás. Dios juzgará a los que sin autorización se toman ciertas libertades y utilizan métodos fraudulentos para dar renombre e influencia a lo que ellos consideran que es la verdad. Al utilizar una carta privada enviada a otra persona, el Hno. S. ha hecho mal uso de los esfuerzos bondadosos de alguien que deseaba ayudarlo. Las personas que publicaron el panfleto sobre el Fuerte Clamor y la caída de todas las iglesias, dan evidencia de que el Espíritu Santo de Dios no está obrando en ellas. “Por sus frutos los conoceréis”.IR 43.2

    Los que reciban los folletos que defienden estas falsas opiniones, se quedarán con la impresión de que yo las apoyo, y estoy unida con esos obreros en proclamar lo que ellos designan como “nueva luz”. Yo sé que su mensaje está mezclado con la verdad, pero esa verdad está falsamente aplicada y pervertida por su relación con el error. Quisiera decir al hermano que envió a estos hombres una copia de una carta que yo le escribí, que no tengo la intención de censurarlo, y nadie debe arrojar la menor culpa sobre él concerniente a este asunto. Si yo lo juzgara falsamente y lo censurara, cuando sus motivos e intenciones eran buenos, incurriría en el desagrado de Dios. Si el hermano a quien él intentó ayudar se ha tomado libertades y ha traicionado la confianza que depositó en él, no debe culparse por ello ni apenarse por los resultados de la infidelidad del otro.IR 45.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents