Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Iglesia Remanente

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Siempre conquistando más terreno

    La iglesia debe aumentar su actividad y extender sus límites. Nuestros esfuerzos misioneros deben ser expansivos; debemos extender nuestras fronteras...IR 102.1

    Aunque hemos tenido grandes luchas en el esfuerzo de conservar nuestras características distintivas, como cristianos bíblicos siempre hemos estado conquistando más terreno. Al recordar que el temor de Jehová es el principio de la sabiduría, debemos trabajar fervorosamente, orando siempre para que la gracia salvadora de Dios nos instruya a cada paso. Constantemente debemos tratar de descubrir cuál es la voluntad del Señor, y avanzar en armonía con ella. Conozcamos cada vez más al Señor, pues en ese conocimiento se halla la vida eterna.—Carta 170, 6 de mayo de 1907.IR 102.2

    La evidencia de la presencia del Espíritu de Dios con nosotros como pueblo, que hemos tenido durante los últimos cincuenta años, soportará la prueba de los que ahora se están poniendo al lado del enemigo y uniéndose contra el mensaje de Dios.—Carta 356, 24 de octubre de 1907.IR 102.3

    Os escribo estas cosas, mis hermanos, aunque no las podáis comprender plenamente. Si no creyera que el ojo del Señor está sobre su pueblo, no podría tener el valor de escribir estas cosas una y otra vez... Dios tiene un pueblo al cual está guiando e instruyendo.—Carta 378, 11 de noviembre de 1907.IR 102.4

    He sido instruida para decir a los adventistas del séptimo día de todo el mundo: Dios ha hecho de nosotros un pueblo para que sea su tesoro peculiar, propiedad suya. Ha determinado que su iglesia en la tierra permanezca perfectamente unida en el Espíritu y el consejo del Señor de los ejércitos hasta el fin del tiempo.—Carta 54, 21 de enero de 1908.IR 103.1

    En un sentido en especial, los adventistas del séptimo día han sido puestos en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La Palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de la mayor importancia les ha sido confiada: Proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con ésta y nada debe desviar nuestra atención de ella.IR 103.2

    Las verdades que debemos proclamar al mundo son las más solemnes que jamás hayan sido dadas a seres mortales. Nuestra tarea consiste en proclamarlas. Joyas de los Testimonios 3:288. (Publicado por primera vez en 1909.)IR 104.1

    No hay nada en este mundo que sea tan querido para Dios como su iglesia. Con celoso cuidado él guarda a los que lo buscan. Nada ofende tanto a Dios como que los siervos de Satanás luchen para privar a su pueblo de sus derechos. El Señor no ha olvidado a los miembros de su pueblo. Satanás señala los errores que han cometido y trata de hacerles creer que así se han separado de Dios. Los ángeles malos tratan de todas maneras de desanimar a los que están luchando por lograr la victoria sobre el pecado. Ponen delante de ellos sus indignidades pasadas, y presentan su caso como si fuera sin esperanza.—Carta 136, 26 de noviembre de 1910.IR 104.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents