Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La elipse de la verdad

    Sin embargo, el tema del Gran Conflicto cambia esos círculos opuestos en una elipse. Al usar el principio de la elipse, 47 La elipse con sus dos focos, en vez del foco único del círculo (en el centro), es una forma geométrica que se usa de muchas maneras en el mundo mecánico. Si se acentúa demasiado uno de los focos de la elipse, ignorando o poniendo fuera de proporción el otro foco, se altera la forma y la máquina no funcionará más desde el punto de vista mecánico. La verdad se altera radicalmente cuando se recalca demasiado uno de los focos de la elipse de la verdad a expensas del otro.cada círculo encuentra que sus verdades atesoradas (por las cuales sus adherentes han estado dispuestos a morir) se han preservado en forma segura, incluso se han visto grandemente realzadas. En la elipse, la verdad se une en una forma tal que sus componentes fundamentales no se ven como antitéticos sino como correlativos. 48 Ver Apéndice P, La Elipse de la Verdad de la Salvación.MDS 260.4

    La verdad no es la suma de paradojas. La verdad es la unión de componentes en forma tal que cuando uno de ellos no está conectado con el otro, ocurre algo serio incluso a esa porción de la verdad que cada grupo estima como algo precioso. Por ejemplo, H20 es otra forma de decir “agua”. El hidrógeno y el oxígeno por sí mismos son muy importantes, pero sin su debida unión, el agua no existe. La cuestión de si el hidrógeno o el oxígeno es más importante resulta sin sentido cuando uno necesita beber agua. La verdad acerca del agua es que el agua no existe a menos que ambos, el hidrógeno y el oxígeno, estén en una debida relación mutua. Lo mismo es cierto con los componentes de la elipse de la verdad. 49 Por ejemplo, cuando se entiende la elipse de la verdad, las discusiones sobre la importancia relativa de la justificación y la santificación en el proceso de la salvación son tan irrelevantes como la importancia relativa del hidrógeno y el oxígeno en la formación del agua.MDS 260.5

    Otra forma de ilustrar la utilidad de la analogía de la elipse es observar cómo Elena de White habla de la ley y el Evangelio no como verdades antitéticas sino correlativas. De esto se desprende que la ley no prohíbe lo que el Evangelio permite, y el Evangelio no permite lo que la ley prohíbe. Además, destacar la ley en la experiencia del cristiano no es incursionar en el legalismo. Elena de White recalcó cómo Jesús rechazó el legalismo de los fariseos que conducía al cautiverio y al orgullo, a la vez que destacaba que la ley guiará al cristiano “hasta que pasen el cielo y la tierra”. 50 Mat. 5:18. “Por su propia obediencia a la ley, Jesús atestiguó su carácter inalterable y demostró que con su gracia puede obedecerla perfectamente todo hijo e hija de Adán... Los discípulos de Cristo debían buscar una justicia diferente de la justicia de los fariseos, si querían entrar en el reino de los cielos. Dios les ofreció, en su Hijo, la justicia perfecta de la ley. Si querían abrir sus corazones para recibir plenamente a Cristo, entonces la vida misma de Dios, su amor, moraría en ellos, transformándolos a su semejanza; así, por el don generoso de Dios, poseerían la justicia exigida por la ley”.— El discurso maestro de Jesucristo, pp. 46,50. El cristiano obedece la ley de Dios no para impresionarlo sino para honrarlo, no en un acatamiento temeroso sino en una sumisión agradecida y una gozosa lealtad.MDS 260.6

    En la filosofía y la teología, los dos círculos que representan los “dos lados” usuales de casi cada discusión, se conocen generalmente como “objetivismo” y “subjetivismo”. Pensadores teológicos y filosóficos extraordinarios pueden ser catalogados en uno u otro de los dos círculos. Las diversas iglesias dentro del cristianismo también pueden catalogarse como siendo “objetivistas” o “subjetvistas”. La historia de la teología es la historia de cuál círculo predomina en el momento; y la oscilación periódica, el movimiento pendular persistente entre los dos focos de la elipse, es tan predecible cómo la salida del sol. 51 Stanley J. Grenz y Roger E. Olson, 20th Century Theology (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1992), pp. 11-13, 310-315.MDS 260.7

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents