Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Reflexiones posteriores a 1915

    F.M. Wilcox, director de la revista de la iglesia por más de tres décadas y uno de los cinco fideicomisarios originales del Centro White, Inc., escribía a menudo sobre la contribución de Elena de White a la Iglesia Adventista. Uno de sus artículos editoriales de 1921 refleja en forma típica su firme posición al respecto: “Así como Dios ha hablado a su iglesia en los tiempos pasados mediante profetas y mensajeros especiales, de la misma manera ha enviado a la iglesia remanente muchos mensajes especiales, de advertencia, reprensión, instrucción y exhortación mediante su propia sierva escogida. Estos mensajes están contenidos en los escritos de la Sra. E. G. de White... No constituyen una nueva Biblia para la iglesia remanente, como a veces acusan nuestros oponentes. Antes bien, constituyen un comentario espiritual sobre las Escrituras, una iluminación divina de la Palabra, en los que expresan en detalle muchos de sus grandes principios ”. 27Review and Herald 3 de febrero, 1921.MDS 432.1

    Nuevamente, en 1928, Wilcox expresó el pensamiento de la iglesia: “Nunca se tuvo el propósito de que los escritos de la Sra. White fuesen una adición al canon de la Escritura. No obstante, son los mensajes de Dios para la iglesia remanente y se los debiera recibir como tales, así como ocurrió con los mensajes de los profetas de la antigüedad. Así como Samuel fue un profeta para Israel en sus días, como Jeremías fue un profeta para Israel en el tiempo de la cautividad, como Juan el Bautista vino como un mensajero especial del Señor a fin de preparar el camino para la aparición de Cristo, de la misma manera creemos que la Sra. White fue una profetisa para le iglesia de Cristo en la actualidad. Y así como fueron recibidos los mensajes de los profetas en los tiempos antiguos, del mismo modo debieran ser recibidos los de ella en el tiempo presente”. 28Id., 4 de octubre, 1928.MDS 432.2

    Kenneth H. Wood, director de la Adventist Review durante 16 años, observó en su editorial del 15 de septiembre de 1977: Cada generación sucesiva “que alaba a los profetas antiguos y rechaza a los contemporáneos llega a ser más culpable que la precedente, puesto que tienen mayor luz y lecciones adicionales de la historia. Cuán grande es, entonces, nuestra culpa en la actualidad si fallamos en estudiar y aplicar los consejos que Dios nos ha dado a través de Elena de White”. El artículo editorial, titulado “Apedreando a los Profetas de Dios ”, terminaba con esta admonición: “Este no es tiempo para apedrear a los profetas de Dios. Es tiempo para escucharlos ”.MDS 432.3

    En 1980 Neal C. Wilson, presidente de la Asociación General, ofreció cinco puntos respecto a las características que están asociadas con el oficio profético, ya sea en los tiempos bíblicos o en el ministerio de Elena de White: “La originalidad no es una prueba de inspiración... Dios inspira a las personas, no las palabras... El Espíritu Santo ayuda al mensajero a seleccionar cuidadosamente su material... El uso que el profeta hace de los materiales existentes no significa necesariamente que el profeta depende de esas fuentes... Toda vez que reconocemos similitudes debemos ver también las disimilitudes ”. 29Adventist Review, 20 de marzo, 1980.MDS 432.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents