Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Nota

    A veces se hace una comparación entre la vida y las visiones de William Foy y las de Elena Harmon. Ambos experimentaron conflictos espirituales perturbadores antes de sus visiones, y ambos sintieron gran aversión hacia la instrucción de relatar públicamente sus visiones. Ocasionalmente, ambos usaron frases comunes de la época, como la de “anima a los santos”.MDS 40.3

    Aunque existen unos pocos paralelismos verbales entre las visiones de Foy y las de Elena Harmon, hay importantes disimilitudes en el contenido. Al describir el viaje de alguien que acababa de morir como yendo al cielo en un carruaje, Foy no menciona la resurrección en ocasión del segundo advenimiento, debido a su creencia en la inmortalidad del alma. Foy ve una montaña sobre la cual estaban impresas en letras de oro las palabras, “El Padre y el Hijo”, proveyendo un telón de fondo para la escena del juicio. Nada similar se encuentra en las visiones de Elena Harmon.MDS 40.4

    Tanto Foy como Harmon (White) describen el árbol de la vida, usando palabras comunes tales como “el fruto tenía el aspecto de racimos de uva en cuadros de oro puro” (Foy), y “el fruto era glorioso; parecía como oro mezclado con plata” (White). Hablando de comer el fruto, Foy recordó, “el guia luego me habló y dijo: ‘Aquellos que comen del fruto de este árbol, no vuelven más a la tierra’ “. White escribió: “Le pedí a Jesús que me permitiera comer del fruto. El dijo: ‘Ahora no. Aquellos que comen del fruto de esta tierra ya no regresan a la tierra’ “. En el contexto, las disimilitudes son evidentes.MDS 40.5

    Ambos se refieren a un gran grupo de redimidos de pie en un “cuadrado perfecto”. Foy escribió que eran del “tamaño de niños de 10 años de edad” y que cantaban un “canto que los santos y los ángeles no podían cantar”. Y Elena de White declaró: “En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadrado perfecto”.MDS 40.6

    Sin embargo, si las visiones de Foy fueron auténticas y fielmente reveladas, ¿no debiéramos esperar similitudes y paralelismos, al menos en cierta medida? Pero el contenido conceptual general de las visiones publicadas de Foy no se compara con el de Elena de White. 34Foy continuó predicando para lós Bautistas del “Libré Albedrío”. En la década de 1860 se estableció cerca de East Sullivan, Maine, donde pastoreó una iglesia y cultivó su pequeña granja. ” ‘El Pastor Foy’, como se lo llamaba, fue grandemente estimado y amado en esa área; la tradición verbal afirma que era amigable y amable, aunque de fuertes convicciones. La historia local declaró que Foy fue un predicador excelente y un talentoso pastor”.—Baker, The Unknown Prophet, p. 158. Foy murió a los 75 años de edad y fue enterrado cerca de Ellsworth, Maine, donde puede encontrarse su tumba en el Cementerio Birch Tree.MDS 40.7

    Existen algunas preguntas respecto a los Pearson (John Pearson, h., y C.H. Pearson) que publicaron el panfleto de Foy, The Christian Experience, y el “Padre” Pearson, a quien se hace referencia en Notas biográficas de Elena G. de White, p. 78, y en Testimonies for the Church, vol. 1, p. 64.MDS 40.8

    El “Padre Pearson”, un anciano dirigente del pequeño grupo de creyentes en Portland, Maine, se opuso a aquellos que sostenían que eran “postrados” por el Espíritu de Dios, hasta que él y su familia tuvieron la “experiencia”.35Testimonies, t. 1, pp. 47, 63. Jaime White había trabajado con el hijo del “Padre” Pearson, John Pearson, h., en 1843 y después. John, el hijo, con Joseph Tumer, editaron Hope of Israel, una revista adventista, y publicaron el panfleto de William Foy a comienzos de 1845.MDS 40.9

    Pareciera claro que si las visiones de Elena Harmon fueron meros duplicados de las visiones anteriores de Foy, los Pearson habrían sido los primeros en percibir el fraude, especialmente cuando el Padre Pearson había sido tan sensible y suspicaz respecto a visiones y a otras así llamadas manifestaciones del Espíritu. El Padre Pearson creyó en la genuinidad de William Foy y pasó a respaldar sólidamente a Elena Harmon.MDS 40.10

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents