Loading...
Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Mensajera del Señor

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "undefined".
  • Weighted Relevancy
  • Content Sequence
  • Relevancy
  • Earliest First
  • Latest First
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    No hay diferencia en autoridad entre profetas canónicos y no canónicos

    La sugerencia de que los profetas pueden ser categorizados por grados de autoridad es similar a la discusión previa sobre diferencias en grados de inspiración. Esta pretensión de que hay categorías de inspiración y de autoridad reduciría a algunos profetas a un papel o función meramente inspiracional, pastoral, sin autoridad divina.MDS 411.1

    A veces esta categorización de profetas que se propone descansa sobre la diferencia entre profetas canónicos y no canónicos. Los profetas no canónicos son considerados pastorales/inspiracionales; los profetas canónicos son considerados como poseedores de autoridad.MDS 411.2

    Ponga a prueba ese razonamiento en la historia bíblica. ¿Cuánta autoridad creía David que tenía Natán? ¿Y cómo comprendía Natán su papel, que era inspiracional o con autoridad divina? “Jehová envió a Natán a David...” (2 Sam. 12:1). Más tarde David (un profeta canónico) tuvo una experiencia similar con otro profeta no canónico, Gad, “vidente de David” (1 Crón. 21:9). Nuevamente, el profeta no canónico fue consciente de su autoridad: “Y viniendo Gad a David, le dijo: Así ha dicho Jehová...”(1 Crón. 21:11). Además leemos, “Entonces David subió, conforme a la palabra que Gad le había dicho en nombre de Jehová” (1 Crón. 21:19). 14 Ver Coon, “Inspiration/Revelation”, The Journal of Adventist Education, febreromarzo, 1982. 4.MDS 411.3

    En su último sermón, Don F. Neufeld, extinto director asociado de la Review, dijo: “A través de su testimonio a los profetas del Nuevo Testamento, Jesús predijo que la actividad profética, como uno de los muchos dones espirituales, continuaría en la iglesia. En otras palabras, el testimonio de Jesús a su pueblo no iba a cesar una vez que fuesen escritos los libros que conforman nuestro canon actual de la Escritura. La actividad profética continuaría después del cierre del canon.MDS 411.4

    Esto nos lleva a una pregunta importante. Si en toda la actividad profética es Jesús quien habla, ya sea en los tiempos del Antiguo Testamento, en los del Nuevo Testamento, o en los tiempos posteriores al Nuevo Testamento, ¿podemos trazar lógicamente una distin ción y decir que lo que Jesús dijo en cualquier período determinado tiene más o menos autoridad que lo que dijo en cualquier otro período?...MDS 411.5

    “Por ejemplo, ¿podría ser que algo que Jesús dijo en el primer siglo tiene más o menos autoridad que lo que dijo en el siglo XIX d.C.? La respuesta, creo, es obvia. No tiene ningún sentido argüir por grados de inspiración, como si lo que Jesús dijo en una generación (a través del espíritu de profecía) fue más inspirado que lo que dijo en otra”. 15 Manuscrito del sermón, “When Jesus Speaks”, predicado en la Iglesia Adventista de Takoma Park, 2 de febrero, 1980. La cursiva está añadida. Ver también Kenneth H, Wood, “Toward An Understanding of the Prophetic Office”, Journal of the Adventist Theological Society, primavera, 1991, p. 28.MDS 411.6

    Cuando Josías (621 a.C.) reconoció las Escrituras perdidas por tanto tiempo (probablemente Deuteronomio, ver 2 Crón. 34:14), tembló ante los juicios inminentes que se había predicho que caerían sobre el pueblo de Dios como una consecuencia de la apostasía. Estaba perplejo en cuanto a si él y sus líderes tenían suficiente tiempo como para instituir una reforma nacional. Sus dirigentes religiosos leales — Safán el escriba, Hilcías el sacerdote, y muchos levitas maestros de la ley — estaban igualmente perturbados. Querían saber el significado de las Escrituras que prometían tanto condenación como bendición. ¿A dónde acudieron en busca de consejo? A la profetisa Hulda. 162 Crón. 34:21-22; Neh. 9:30.MDS 411.7

    Josías apreciaba y respetaba a sus eruditos consagrados y a sus consejeros religiosos. Estos dirigentes dignos de confianza estaban iluminados por el Espíritu de Dios. Pero ellos también, con Josías, necesitaban una autoridad superior que explicara qué habían significado estas Escrituras en el tiempo de Moisés y qué debían significar en sus días. Se dirigieron a la profetisa en busca de esa autoridad.MDS 411.8

    Josías y sus consejeros reconocieron que “la autoridad de un mensaje se deriva de su fuente”. Percibían la “misma Fuente divina tanto en la Biblia... como en el mensaje de una profetisa contemporánea”. Al comparar a Huida con Elena de White, notamos que ambas “intensificaron” la importancia de la Palabra escrita, ambas enfocaron la Palabra sobre la situación actual, ambas “exaltaron” las Escrituras, y ambas “atrajeron” a la gente para aplicar la Biblia a sus vidas, lo que condujo a la reforma. 17 Eric Livingston, “Inquire of the Lord“, Ministry, abril, 1981. Elena de White escribió en cuanto a su propio deber profético cuando indicó que “los testimonios escritos no son dados para proporcionar nueva luz, sino para impresionar vividamente en el corazón las verdades de la inspiración ya reveladas [intensificación]... Dios ha simplificado por medio de los Testimonios las grandes verdades ya dadas [concentración],. Los Testimonios no han de empequeñecer la Palabra de Dios, sino exaltarla, y atraer los ánimos a ella [exaltación y atracción] ”. — Joyas de los testimonios, t. 2, pp. 280-281.MDS 411.9

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents